Béisbol e interminables caminatas en Nueva York.

El sábado era día libre y había quedado con mi primo de vernos, así que pedí a los demás un ticket del tour bus para ir con él, lo cual resultó productivo, pues me di cuenta que, en lugar de tres, nos dieron cuatro días!  Nos fuimos a Uptown y al llegar Malcolm Shabazz Harlem Market – 116th St. & Malcolm X Blvd, nos bajamos y caminamos 6 cuadras para entrar al Central Park North y ver el lago Harleem Meer y sus bellos jardines, done una pareja celebraba, en esos momentos, su boda.  De allí regresamos para ir a El Barrio, East Harlem, en busca de una tienda de discos para conseguir uno que me había encargado un amigo.  Cuando pasamos por una de las avenidas, no recuerdo cuál, había un desfile, de sello muy latino.  Luego de una larga caminata para cumplir con esa tarea, ya era hora de irnos para el estadio de los Yankees, pues teníamos boletos para el partido, así que nos encaminamos a la estación de la 125 y Lexington.  Después de un rato de estar allí, anunciaron que el tren esperábamos y que nos llevaría directo al Yankee Stadium, no llegaría y debíamos transferirnos de estación con un boleto.  Para entonces, ya habíamos caminado cerca de 5 kms.  Por suerte andábamos con mi primo y él sabía qué hacer, con el transfer ticket tomamos un bus que nos llevó a la estación  W 125th  en Douglas Blvd. y allí tomamos el D y llegamos a tiempo para ir a la taquilla a retirar los boletos que ya estaban pagados.

No puedo describir la emoción que sentí al ver a Willie Randolph siendo honrado como se merece, con el retiro de su uniforme.  También le hicieron la misma distinción a Mel Stottlemyre, acto que fue sorpresivo, pues no estaba en el programa.  El juego de los veteranos (Old Timer’s game) fue muy divertido y hoy puedo decir que ví, personalmente, lanzar a “Louisianna Lightning” Ron Guidry y jugar a Ricky Henderson, Lou Pinniela, Willie Randolph, Jim Leiritz, Wade Bogss, Johnny Damon, Paul O’Neill, Reggie Jackson, Bucky Dent y tantas otras estrellas de mi equipo favorito, juntas, en el nuevo estadio.  Aparte, el partido regular con los Tigres de Detroit lo ganaron contundentemente.  Si no hubiera estado cayendo ese bajareque frío, habría sido mucho mejor, pero igual lo disfrutamos.

El domingo el resto del grupo regresaba a casa, mientras que dos de nosotras permaneceríamos en la ciudad hasta el martes.   Despedimos a los viajeros y nos fuimos de paseo, tomando el Downtown bus para ir al Memorial 9/11 y a Battery Park.  Nos perdimos de regreso al bus, pero encontramos el camino.  El siguiente bus que tomamos, con intención de bajarnos en la 14, aparte de andar super lento y con un guía medio antipático, no hizo esa parada, explicando que los domingos no hacían ciertas paradas porque las áreas estaban solitarias y preferían preservar la seguridad de los turistas.  Me pareció justo, así que seguimos y bajamos en el Waldorf Astoria para dirigirnos al hotel.  Estábamos cansadas, asoleadas y sudando a mares y habíamos caminado 3.6 millas (5.79 kms.).  Luego bajamos a cenar a Havana Central, que era lo mas cercano y la comida estuvo deliciosa, aunque las porciones son tan generosas que es difícil comerse todo.  Nos acostamos temprano, por el cansancio y porque al día siguiente nos volveríamos a ver con mi primo y sabíamos que la caminata sería larga.

El lunes, último día de estadía en la ciudad que nunca duerme, fue caminar en grande!!  En total caminamos 7.25 millas (12.25 kms.) Desayunamos antes de encontramos con mi primo en la 42 y la 8a y de allí nos fuimos caminando hasta la 11a Ave. para bajar hacia la calle 34 y entrar desde allí al High Line Park, el cual caminamos completo para bajarnos en Gansevoort St. en el Meatpacking district.  De allí caminamos 6 cuadras, de vuelta a Chelsea Market donde tomamos un refresco y nos sentamos a descansar un rato.  Desde allí, nos dirigimos, por la 16 hasta la 7a. ave. y la subimos, pasando por las oficinas de Google, el Fashion Institute of Technology (FIT), el monumento a la moda que es un botón y una aguja gigantesca hasta llegar a Macy’s en la 34.  Allí estuvimos un rato, mientras no encontraban el paquete que mi amiga no había podido retirar el día que lo compró porque se les había caído el sistema de caja (sí, allá también sucede, jajaja)  y, al salir nos dirigimos a Bryant Park , donde almorzamos unos deliciosos emparedados de un kiosco al lado de la fuente, con jugo de naranja, a la sombra, mientras observábamos el ambiente veraniego y mi primo nos contaba qué se hacía allí en las distintas estaciones del año.

Se suponía que nos iríamos al hotel desde allí y él se iría a su trabajo, pero nos preguntó si habíamos ido a Grand Central Station y ante nuestra negativa dijo ¡vamos!  Caminamos por la 42, cruzando la 5ta y Madison Ave. y allí entramos a la estación.  Es impresionante, por el tamaño, la arquitectura y el lujo de la misma.  Hermoso edificio que se conserva bellamente y en uso.  Saliendo de la estación, nos explicaba sobre el lugar donde trabajaba y, obvio, terminó llevándonos hasta Long Island City, Queens, un desarrollo de lujo en un área que, antiguamente, era industrial y estaba abandonada.  El alquiler de un estudio es de $3,000 mensuales, que parece ser el promedio por toda la ciudad, según nos informaban los guías en nuestros distintos tours.   Aquí sí que el día con mi primo llegó a su fin, pues él tenía que entrar a trabajar.  Mi amiga y yo perdimos el rumbo por andar conversando, pero como no era difícil orientarse, llegamos a la estación y  volvimos a Manhattan sin mayores contratiempos a prepararnos para nuestro viaje al día siguiente, despidiéndonos de esta manera de la capital del mundo…pero no por mucho tiempo!

¡Estoy de vacaciones!

Interrumpo esta cronología de relatos porque, en estos momentos, me encuentro disfrutando de las vacaciones que tenía proyectadas para la primavera y que, por diversos motivos, no pude tomar.  Como compensación, decidí aprovechar la hospitalidad de mi primo –y el ahorro que no estar en un hotel produce– y prolongar estas vacaciones a 4 semanas en lugar de dos, que es lo máximo que he estado fuera de casa.

Aunque el clima no ha estado óptimo, siempre se puede aprovechar un día de lluvia para ir a museos…o de compras!   En este viaje visité, por primera vez, la sede principal del Museo Metropolitano de Arte, aunque anteriormente visité The Cloisters (Los Claustros), sede dedicada al arte religioso. También pasé un fin de semana en Filadelfia, visitando a una querida amiga.  Planeaba visitar Washington, pero con el clima tan caprichoso, decidí dejarlo para el verano.

Mi primo vive en el centro de Harlem, muy cerca del corazón del vecindario, la calle 125.  En esta calle, especialmente entre las avenidas Lennox y Broadway, está el centro del comercio y entretenimiento del área, con tiendas  tanto de grandes cadenas como de emprendedores locales, restaurantes que ofrecen comidas de varias partes del mundo, algunos de afamados chefs, y el legendario e histórico Apollo Theatre.  El Teatro Apollo es, casi, una fábrica de estrellas, pues a través de sus noches de aficionados, cada miércoles, han sido descubiertos y lanzados a la fama una pléyade de artistas.  Fui hace una semana y es un espectáculo super divertido, con una audiencia formada tanto por locales como por visitantes de todas partes del mundo, lo recomiendo.

Harlem, como muchos otros vecindarios de Nueva York, está en un proceso de transformación, otro, pues la primera fue por los años ’20 del siglo pasado, conocido como el Harlem Renaissance que lo convirtió en el centro del mundo cultural y social afroamericano. En los ’50 llegaron los puertorriqueños al lado este, en lo que se dio en llamar El Barrio, nombre que aún conserva, aunque ya muchos puertorriqueños se han ido, pero han llegado latinos de otros países.  Hoy los afroamericanos y latinos comparten este pintoresco, y muy bien urbanizado barrio, con blancos, judíos, musulmanes,  africanos de distintos países, y toda una variedad de etnias, religiones y nacionalidades que hacen aún más rica su oferta cultural.

Otra cosa que llama la atención en Harlem es su hermosa aquitectura, aún los edificios que no han sido remozados conservan su belleza.  Las calles son amplias y algunas tienen muchos árboles y edificaciones con balcones, algo poco común en la arquitectura tradicional neoyorquina.  También hay una inusual cantidad de iglesias, de diversas denominaciones, destacándose la Abyssinian Baptist Church con casi un siglo de existencia y designada patrimonio histórico de la ciudad.

Movilizarme desde Harlem hacia el centro de Manhattan es fácil y rápido, pues las líneas 2 (proveniente del Bronx) y la 3 (que parte de la calle 147 en el propio Harlem) recorren desde la estación de la 135 en Lennox (que es la que me queda más cerca) en viaje expreso hasta Brooklyn.   Estos trenes sólo se detienen en estaciones específicas como las de las calles 125, 116, 110 (desde donde se desplaza de Lenox hacia la Séptima por debajo de Central Park), 96, 72, 42, 34, 14 y algunas más del bajo Manhattan, hasta Brooklyn en cuestión de, aproximadamente, 40 minutos de recorrido total.  Normalmente, estoy a 20 minutos o menos de los destinos a los que me dirijo, incluyendo el Yankee Stadium y la terminal de autobuses interurbanos (Port Authority Terminal) para mis traslados fuera de la ciudad.

Como saben, acostumbro quedarme en hoteles al viajar, por lo que esta es una experiencia diferente y nueva para mí, por ejemplo, anteayer fui al supermercado y ayer lavé ropa, jajaja. Pero la verdad es que la estoy pasando super bien, disfrutando esta ciudad que tanto me gusta en un vecindario tradicional, desde la perspectiva de un residente, sin apuros para ir a uno u otro lugar, tal como me gusta.  Después les sigo contando, estén pendientes.

 

Información interesante sobre Nueva York.

Photo by NASA on Unsplash

Nueva York, ciudad con más de 8.55 millones de habitantes más 62.8 millones de visitantes en el año 2017, es considerada la capital del mundo.  El centro de la política y las finanzas internacionales es Manhattan, una isla rocosa entre los ríos Este, Hudson y Harlem.  La ciudad de Nueva York está conformada por cinco “borouhgs” (no hay una traducción específica, pero me han explicado que, políticamente, se asemeja a uno de nuestros corregimientos) Manhattan, Brooklyn, Queens, Staten Island y el Bronx que es el único que está en tierra firme.  b4177db9-e00e-4f39-9cd5-c0b3a478afa2-12901-00000e7aa95a6773Todos los “boroughs” se conectan a Manhattan por medio de puentes y túneles que cruzan los ríos y parte de la bahía, excepto por Staten Island, es servida por un ferry gratuito.

La mayoría de la población, así como los visitantes, se transporta en las distintas rutas del tren subterráneo, el medio de transporte más rápido y efectivo de la ciudad, seguido de cerca por…caminar!eddi-aguirre-569986-unsplashPhoto by Eddi Aguirre on Unsplash

Los neoyorquinos caminan largas distancias y, como ya he mencionado, a gran velocidad, siempre apurados por llegar a donde se dirigen.  Se puede ver a hombre de saco y corbata, adultos mayores, damas con atuendo ejecutivo en zapatillas o zapatos bajos, caminando varias cuadras para llegar a sus destinos.  Esto es lo normal, pues tomar un taxi o transporte privado es caro y, además, demorado por el intenso tránsito vehicular de la ciudad.

Otro medio de transporte muy popular en la ciudad son las bicicletas, medio preferido para todos los servicios de mensajería y reparto a domicilio.  Hay ciclovías en la principales calles y avenidas y la mayoría de los puentes, que también cuentan con vías peatonales.  BicicletasDesde hace algunos años, la municipalidad desarrolla un agresivo programa de reducción de la contaminación ambiental y, uno de sus componentes es la promoción del uso de las bicicletas, instituyendo centros de alquiler de las mismas en muchos puntos de la ciudad, para uso de locales y visitantes por igual.

Una de las iniciativas que se ha puesto en ejecución es la recuperación de espacios para los peatones.  Para esto han cerrado parte de las principales avenidas, en el área de Midtown, al tránsito vehicular, creando plazoletas con sillas y mesas para el descanso de los transeúntes.fullsizeoutput_486b  Estas plazoletas, situadas a lo largo de Broadway (Times, Herald y Greely Square) son utilizadas, también, para “block parties” (fiestas de cuadra o callejeras), sesiones multitudinarias de yoga, clases de baile, mercados de productores agrícolas, ferias, mítines y otros eventos festivos, cívicos y culturales.

ParquesTambién existe un plan que está siendo llevado a cabo y que es a largo plazo,  la creación de parques en la línea costera de toda la ciudad, asegurando que este espacio sea de uso público para el esparcimiento de sus habitantes.