Paseo en bote por los alrededores de Isla Colón

Después de 45 minutos de vuelo y muchas fotos increíbles, llegamos al Aeropuerto Internacional José Ezequiel Hall de la ciudad de Bocas del Toro en la isla Colón, donde nos esperaba mi hermano Pepo para llevarnos al Gran Hotel  Bahía.  Luego de acomodarnos, mi hermano nos ofreció llevarnos a dar un paseo en su bote para luego dejarnos en el lugar que eligiéramos.

Iniciamos el paseo por tierra, pues debíamos dirigirnos al muelle donde estaba el bote, en las afueras de la ciudad.  Como muchos sitios en Panamá, el área tiene más de un nombre, siendo el más común el Istmito, por su forma de istmo que une la pequeña porción en forma triangular donde está situada la ciudad con el resto de la isla.    Haul Over Beach fue el nombre original de este istmo, ya que los pescadores de antaño solían arrastrar (en inglés, haul over) sus botes del lado de mar abierto al lado opuesto, una bahía de aguas tranquilas para mantenerlos seguros.  Entre los otros apelativos de esta área figuran Playa La Cabaña, por un centro de diversión con ese nombre (que existe desde que yo recuerdo) y Terrenos de la Feria, pues allí se desarrolla la Feria del Mar desde los años ’60.

Una vez en el bote, iniciamos nuestro paseo que, en su primer par de horas fue para visitar sitios puntuales y tomar fotografías.  El primer punto a visitar fue Birds Island (Isla de los Pájaros).  

Mas que una isla es una formación rocosa de considerable altura, llena de vegetación que sirve de hogar y refugio a diversas especies de aves, tanto endémicas como migratorias.  

Se encuentra a considerable distancia al norte de la isla, mar afuera, lo que hace que sólo  sea posible visitarla en los meses del año de menor viento y oleaje, manteniéndose uno en el bote, sin bajar, preferiblemente, para no alterar el ecosistema.


img_5119.jpg

La belleza de este refugio de vida silvestre es increíble, a pesar de estar viéndolo con nuestros propios ojos, sentimos que estamos soñando…así de hermosa es!

Flat Rock

Una vez que logramos romper el hechizo de Birds Island, nos dirigimos a los otros dos puntos que tenía en mi agenda:  Flat Rock y Sail Rock, ambas formaciones rocosas en medio del mar que, aunque a menor distancia de la costa, sobrepasaban la distancia del faro.  

 

Sail Rock, nombrada así por parecer, a la distancia, un velero.

Estas formaciones fueron legendarias entre los marinos de antaño, pero son bien conocidas por los de la actual generación.

Starfish beach

Cumplida esta misión, nos dirigimos a Starfish Beach (Playa de las Estrellas), nombrada así por ser hábitat de una cantidad plural de estrellas de mar.  

 

Es una playa de aguas muy tranquilas todo el año, por la protección que le brinda estar en el canal entre la isla y tierra firme, por lo que el viento no es lo suficientemente fuerte para crear mucho oleaje.  

Allí hay algunos pequeños locales donde se puede comer pescados y mariscos frescos con patacones o yuca, así como bebidas con o sin alcohol, todo hecho al momento de pedirlo, justo a orillas del mar, por lo que decidimos almorzar y pasar el resto de la tarde disfrutando de las cálidas aguas del Caribe.

Ese fue nuestro primer día en la isla, pero al día siguiente habría otras visitas a lugares de belleza sin igual.  ¡Les cuento en la próxima!

Un vuelo mágico hacia Bocas.

Luego de volver de Medellín, pasé unos días en la ciudad de Panamá.  Un grupo de amigos había planeado una excursión a Bocas donde llegarían, vía autobús y bote, temprano el viernes, así que decidí viajar el día anterior, en avión,  para recibirlos.  Uno de ellos no quería ir en autobús, pues es un viaje algo largo, así que iría conmigo en avión.  Normalmente, hago ese viaje en horas de la tarde, pues no me gusta madrugar y el primer vuelo sale a las 6:30 a.m., pero mi amigo quería aprovechar el día y me convenció de tomar ese vuelo.

Me levanté a las 3:00 a.m. para estar lista a las 4:30, hora en que pasarían por mí.  Debíamos estar en el aeropuerto a las 5:30 para el registro.  No recuerdo mucho entre el momento en que me levanté y el momento en que ingresé a la nave, pero una vez que estuve en mi lugar favorito, el asiento al lado de la ventana de un avión, me desperté del todo y me dispuse a disfrutar el vuelo.

Sólo unos minutos después de que encendieron los motores, cuando empezábamos a elevarnos, me volví a decirle algo a mi amigo y, para mi sorpresa, estaba completamente dormido, no resultó muy buen compañero de viaje, jajaja.  Pero no me importó, estaba acostumbrada a hacer este viaje sola todos los meses, así que me dediqué a lo de siempre, observar el paisaje y tomar muchas fotos.

Sin embargo, algo era diferente en este viaje, y no me refiero al bello durmiente del asiento contiguo, sino a la luz de la mañana.  Recién había amanecido para cuando despegamos y, aunque estaba nublado, había una luminosidad que nunca había visto en mis vuelos vespertinos, que le daba al paisaje un aire mágicamente misterioso.

Siempre digo que Panamá es una ciudad mágica pero, al mismo tiempo, muy real.  Aquí el realismo mágico no es sólo literario, sino algo que vivimos diariamente, desde que sale el sol…¡por el oeste!  Si, así como lo leen, por nuestra configuración geográfica, la ciudad de Panamá es el único lugar en el mundo donde se da este fenómeno.  ¿Quieren más magia que esa?  Y si no me creen, esta foto lo prueba:  el sol saliendo por el Océano Pacífico.

fullsizeoutput_4c41

Y ahora que he probado uno de los fenómenos cotidianos de la mágica ciudad de Panamá, les dejo con algunas de las fotos que tomé en ese vuelo.

fullsizeoutput_4c47Diseñado por el arquitecto de fama mundial, Frank Gehry, el Biomuseo es uno de los iconos arquitectónicos, científicos y culturales de Panamá.  Situado al inicio de la Calzada de Amador, con la entrada al Canal de Panamá por un lado y la Bahía de Panamá con la ciudad al fondo, por el otro, es visita obligada de todo el que tenga interés en conocer la historia natural del istmo y sus consecuencias en el panorama mundial.

 

fullsizeoutput_4c49Las islas de Flamenco, Naos y Perico, unidas por la calzada a tierra firme.  La calzada es un rompeolas y fue construido con parte de las rocas extraídas en la excavación del canal, para su protección del oleaje del Pacífico.  Durante las primeras décadas del siglo XX era una base militar norteamericana, con residencias para altos mandos y la sede del Club de Oficiales del ejército de los Estados Unidos.  En la actualidad es uno de los puntos favoritos de los panameños para ir a pasear, ejercitarse y disfrutar del mar que baña la costa de nuestra ciudad.

 

img_4750Barcos esperando turno a la entrada del canal.

 

IMG_4752Taboga, la isla de las flores, protagonista de un bolero de Ricardo Fábrega, que luego fuera grabado en tiempo de salsa por la Dimensión Latina.  A sólo una hora de la ciudad en barco, es un buen destino para un día de playa.

 IMG_4762Volando sobre la cordillera central para cruzar al litoral Caribe.

 

IMG_4787Ya en el Caribe, con su recortada costa.

 

img_4810Isla Escudo de Veraguas.

 

Los Cayos Zapatillas, ya en territorio del archipiélago, forman parte del Parque Nacional Marino Isla Bastimentos.

 

fullsizeoutput_4c53Una de las varias playas que posee la isla de Bastimentos en su costa este, las mejores del archipiélago.

 

fullsizeoutput_a2aEl archipiélago es hogar de tres marinas muy populares entre los conocedores, por su seguridad y su ubicación fuera de la ruta de los huracanes del Caribe.

 

fullsizeoutput_a30Punta Hospital en Cayo Solarte, popular no sólo por su belleza, sino por su historia.  Debe su nombre al primer hospital del área que estaba ubicado allí.

 

IMG_4863La costa de la ciudad de Bocas del Toro, ubicada en el extremo sur de la isla Colón.   Fundada en 1826 por inmigrantes de las islas del Caribe anglosajón, fue un centro de comercio muy activo durante todo el siglo XIX y cuna del nacimiento de la United Fruit Co. en los inicios del siglo XX, por lo que ha sido y sigue siendo una ciudad cosmopolita, pero fiel su esencia caribeña.

En la próxima entrada, les estaré contando y mostrando algunos de los lugares que visitamos en nuestros paseos.

Fin de semana en Medellín.

Luego del paréntesis de mis recientes vacaciones, continúo con el recuento de mis viajes, en orden cronológico, por lo que regresamos al año 2014 para contarles de mi viaje inesperado a la ciudad de la eterna primavera.

Aunque no tenía planeado otro viaje ese año, surgió la oportunidad de pasar un fin de semana, muy divertido, en Medellín, Colombia.  Uno de mis clientes de auditoría decidió llevar a todo el personal, en celebración del aniversario de la empresa y tuvieron la delicadeza de invitarme.  Por supuesto, no podía perderme ese viaje, así que empaqué y me tomé un par de días libres para acompañarlos.

El viaje, desde la ciudad de Panamá, es de una hora, aproximadamente.  Llegamos viernes en la noche y fuimos directo a un sitio de parrilladas a cenar, antes de llegar al hotel a acomodarnos.  Eramos cincuenta personas, así que el proceso, tanto de la comida como del reparto de habitaciones, tomó algo de tiempo.  Al día siguiente debíamos salir temprano, así que me fui a dormir tan pronto subimos.

Como la empresa es una productora televisiva, el viaje incluía filmar en locaciones, por lo que los sitios elegidos fueron un parque acuático situado a dos horas de la ciudad una día y la bellísima área de Guatapé, también fuera de la ciudad, el otro.  Del parque acuático no hay mucho que contar, todos sabemos como son, en cambio Guatapé es otra historia.

fullsizeoutput_182b

 

Guatapé es una región con un lago, producto de la construcción de una represa para la producción de energía eléctrica.  Hay una réplica del pueblo que quedó bajo las aguas y del cual sólo se ve la cruz que coronaba la iglesia del lugar.  El lago está salpicado de islas e isletas con casas, marinas y hoteles y el paisaje, desde lo alto del cerro denominado El Peñol, es espectacular.  No sé a cuántos metros sobre el nivel del lago está El Peñol, pero es muy, muy alto.  Además tiene una roca a cuya cima se sube por más de setecientos escalones, desde donde el mundo se ve muy, muy pequeño.

 

image

Al bajar del Peñol, fuimos a almorzar frente al lago.  Debo hacer un aparte aquí para decir que la comida en Medellín es, absolutamente, deliciosa.  No importa donde vayan a comer, siempre saldrán satisfechos con el sabor y abrumados por el tamaño de las porciones.  La bandeja paisa es un plato que, en mi concepto, alimenta con facilidad a dos personas, pero se sirve para una y sus sabores son increíbles, al igual que todo lo que probamos.

Después de disfrutar de un riquísimo almuerzo, nos fuimos de crucero por el lago.  Usan unas bachas de dos o tres pisos, con música, bebidas y, creo que hasta algo de comidas, para dar un paseo por el lago que, dicho sea de paso, tiene mucha actividad.  En nuestro paseo vimos gente pescando, veleando, esquiando, paseando en jet ski, haciendo canotaje, en fin, todas las actividades que se pueden desarrollar en un cuerpo de agua de ese tipo.

fullsizeoutput_b53

 

También visitamos el Pueblito Paisa, localizado en la cumbre del cerro Nutibarra, que es una réplica de un pueblo tradicional de Antioquía, departamento del cual Medellín es la capital.  Allí puede ver la configuración de los tradicionales pueblos antioqueños con su fuente de piedra al centro, rodeada de la iglesia y casa rural, el cabildo y, hasta una escuelita.  Hay sitios donde degustar la maravillosa comida antioqueña, hay tienditas de recuerdos y las más hermosas vistas de la ciudad.

fullsizeoutput_4bba.jpeg

No tuvimos mucho tiempo de ver la propia ciudad de Medellín, por estar en locaciones, pero unas cuántas de nosotras, nos fuimos a dar la vuelta en el metro y el metrocable.  Este teleférico, que se ha constituido en símbolo de la nueva Medellín, la que ha dejado atrás la peligrosidad de los tiempo del cártel de la droga.  Siendo una ciudad construida en terreno montañoso, el metrocable sube a las cimas de los cerros, densamente poblados, con conexiones en distintas estaciones del sistema del metro, en una suerte de transporte Multi-modal que ha facilitado la vida a los residentes de las áreas alejadas del centro.  Es muy limpio, eficiente y seguro, un transporte digno para miles de ciudadanos de Medellín que, día a día, salen a trabajar por sus familias y comunidades.

img_2958

¿Qué más queda decir de este viaje?  Que me encantó la gente de Medellín, personas muy trabajadoras, amables y cariñosas que nos dejaron con ganas de volver, tanto como su buen clima, deliciosas comidas y hermosos paisajes.

Parques, plazas, pasadizos y otras curiosidades de Nueva York.

Portada: High Line Park

Como ya he mencionado en otras ocasiones, hay un sinnúmero de parques y plazas en la ciudad de Nueva York y en este viaje me hice el propósito de conocer algunos a los que no había ido.  También encontré otros que no tenía idea que existían, aparte de algunas otras curiosidades, cuyas fotografías les muestro a continuación.

 

Washington Square Park, un parque histórico que ha sido cementerio, campo de entrenamiento militar, área de paseo de la élite, sede y testigo de luchas laborales, sociales y protestas de todo tipo, además de ser el punto de partida de la elegante Quinta Avenida.

 

Greenacre Park, también en el East Side, es un encantador espacio, a mitad de la cuadra, con una cascada, espacios para sentarse a contemplarla, disfrutar de un almuerzo o merienda o, simplemente, escapar un rato del ruido citadino.

 

Gantry Plaza, en Long Island City, Queens, es un parque a orillas del East River.  Construido de forma envolvente a lo largo de la costa del que fuera un sector industrial, hoy en pleno proceso de urbanización, con viviendas, comercios y otras empresas y con servicio directo del nuevo sistema de ferry hacia Manhattan y otros puntos de la ciudad. Desde cualquiera de sus senderos, situados a distintos niveles, se pueden apreciar las mejores vistas del East Side de Manhattan.

 

High Line Park, construido sobre la antigua línea ferroviaria elevada, es un gran punto para observar la ciudad desde otra perspectiva.

 

La avenida 6 1/2, no es una avenida real, sino un pasadizo o callejón, en medio de las avenidas Sexta y Séptima, de allí su nombre.  Por estos amplios callejones se puede ir desde la calle 51 hasta la 54 y cada uno tiene su propia personalidad, decoración, comodidades y accesos a comercios y restaurantes.

 

K%zz1td7R%aHoqB1KmM2kA

Vessel, aún en construcción, es una combinación de escultura, parque vertical y espacio público.  Está situado en lo que será, al concluir todas las obras, el centro de Hudson Yards, un espacio que está siendo urbanizado actualmente, entre las calles 30 y 34 y las avenidas Décima y Duodécima.  Contigua al High Line Park y conectada con este, se espera que sea una atracción turística cuando abra al público en 2019.

 

Este edificio, situado frente a Zuccotti Park, tenía este despliegue de luces danzarinas cuando llegamos para hacer un tour.  Me pareció muy simpático y divertido.