De Puerto Rico a Nueva York.

Luego de que, en las dos últimas entradas  les hablara de mi reciente viaje Puerto Rico, retomo mi relato cronológico.

Viajamos de Puerto Rico a Nueva York el martes y, mientras esperábamos en el aeropuerto a una amiga que se nos uniría, un joven se nos acercó ofreciendo transporte.  Tenía un Ford Escalade de 6 pax, muy cómodo y sólo nos cobró $100 por los 5.  Llegamos al hotel y nos habían cancelado la reserva porque me habían renovado la tarjeta y no lo habíamos notificado y como no estábamos disponibles por teléfono, no nos localizaban.  Por suerte, tenían las habitaciones disponibles, al mismo precio y nos resolvieron.  Nos gustó mucho el hotel, bien ubicado, amplio, limpio, buen desayuno y personal atento, todo por un precio considerado barato para los estándares newyorkinos.  ¡Tremendo hallazgo!

Algunos detalles históricos del edificio del hotel que me parecieron interesantes.

Salimos a dar una vuelta y comer algo, pues teníamos hambre.  Recorrimos Times Square y caminamos por la Sexta Avenida hasta Herald Square.  La tarde estaba hermosa y el sol brillaba con  esa luz dorada que embellece cualquier atardecer.  Luego de un rato, volvimos al hotel a organizar nuestras pertenencias y descansar.

Hermoso atardecer en Manhattan.

Al día siguiente nos fuimos a Woodbury, un centro de outlets con más de doscientas tiendas, situado en el Valle del Hudson.  El paisaje es hermoso y las compras excelentes, así que la pasamos muy bien.

El tercer día iniciamos el cititour, la temperatura estaba baja y llovió un poco, pero hicimos Uptown, Bronx y Yankees Stadium.  Estuvo genial el tour del estadio y  todos lo disfrutamos. En la noche, nos fuimos al tour nocturno.  Hacía frío pero estuvo muy bueno, porque la oscuridad permitía que las luces de la ciudad resaltaran. Nos tocó un guía aburrido y un conductor que parecía apurado, pero igual la pasamos bien y las vistas eran magníficas.

Yankee Stadium, el museo y el parque de monumentos.

Ese viernes teníamos dos tours de compras y en la noche nos encontraríamos con las compañeras que residen en la ciudad para cenar y ponernos al día.  Después de ambos tours, tomamos un taxi al hotel para prepararnos para la cena.   Muchos llevábamos años sin vernos y la pasamos super bien.  El sitio era algo caro y la comida no era la gran cosa, pero la experiencia de ver la ciudad y sus alrededores, al anochecer, mientras el piso iba girando, fue interesante.  Salimos de allí a eso de las 10 y nos fuimos al Copacabana a bailar.  Todo quedaba muy cerca de nuestro hotel, así que al salir, caminamos un par de cuadras y a descansar.  Al día siguiente era libre y cada cual haría lo que prefiriera, pero de eso les hablaré después.

Tour de compras, restaurante giratorio y Copacabana.

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s