Mi próximo viaje…ya lo estoy disfrutando!

Tenía este viaje planeado para junio del año pasado, pero por circunstancias de la vida, no pude hacerlo.  Aprovechando los días de asueto de la JMJ en Panamá, decidí venir a San Juan a pasar una semana que ha estado llena de nuevas experiencias, agradables sorpresas y más de una coincidencia.

Viajé domingo a mediodía y en el avión me encontré con Charlie Aponte, antiguo cantante del Gran Combo, y tuvimos una amena conversación mientras esperábamos que todos abordaran.  Como buen puertorriqueño, es un tipo muy simpático y conversador.

Al llegar a San Juan, mis amigos me estaban esperando ya en el aeropuerto y nos fuimos a chinchorrear a Piñones, donde degustamos sorullos rellenos de queso, alcapurrias de yuca (parecidas a nuestras carimañolas) y piononos, plátanos maduros rellenos con carne, nunca los había probado y estaban riquísimos.  Ellos también comieron ensalada de carrucho (caracol o cambombia), pero soy alérgica al marisco, así que yo no lo comí.  De allí al hotel a registrarme y descansar para el día siguiente.

 

Una de las coincidencias de este viaje, es que mi amigo celebraría su cumpleaños ese lunes, fue una reunión familiar, con unos amigos añadidos que me incluía a mí, en un restaurante enclavado en las montañas, en el sector de Morovis, con una vista espectacular de parte de la costa norte, específicamente, Vega Baja.  La comida, como siempre abundante y deliciosa, las historias interesantes y el ambiente inmejorable, hicieron de ese día, uno muy especial y diferente.

Otra divertida coincidencia es que unas primas también decidieron pasar unos días en San Juan.  Al descubrir que estaríamos aquí al mismo tiempo, nos pusimos de acuerdo para encontrarnos en el Viejo San Juan y dar un paseo por ese encantador sitio.  Recorrimos los fuertes de San Cristóbal y el Morro, comimos en Raíces y luego del almuerzo, las dejé pasando el resto de su tarde en la isleta, pues yo tenía planes para disfrutar de otra de las coincidencias de este viaje.

 

¡¡Mis amigos habían conseguido boletos para la obra musical Hamilton!!  Eso fue toda una proeza, nada fácil fue obtenerlos, pero allí estábamos, emocionados de poder formar una pequeña parte de la hermosa historia alrededor de esas presentaciones.  La obra es, simplemente, genial.  Muy merecedora de todos los premios y excelentes críticas que ha tenido desde su estreno en Broadway.  El público ovacionaba cada canción y mostraba un gran orgullo por los artistas locales que formaron parte del elenco.   El hecho de que el propio Lin Manuel Miranda protagonice la puesta en escena en Puerto Rico y dedique todos los fondos que se obtengan a la Fundación Flamboyán para las Artes es una muestra de su amor a la isla.  Fue, sencillamente, una noche maravillosa.

Después les cuento qué estaré haciendo el fin de semana.  ¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s