Viaje familiar a San Diego y Las Vegas – I parte

Mis siguientes vacaciones llevaban un matiz más familiar que turístico.  No porque fuera con mi madre, hermana y uno de mis hermanos varones, sino porque el motivo del viaje era visitar a un primo de mi madre, muy querido por todos, que reside en el área de San Diego, California.

Era mi primer viaje a la costa oeste de los Estados Unidos, así que no sabía qué esperar, fuera de recorridos largos en auto para movilizarnos de un sitio a otro.  Llegamos a Los Angeles y allí alquilamos un auto para dirigirnos al sur.  Al llegar a Oceanside, mi primera sorpresa fue la temperatura, 18 grados Celsius, era algo que no esperaba, pero siempre llevo conmigo una pashmina por lo que pude resolverlo, más o menos.

Como dije antes, las distancias a recorrer son algo largas, cada vez que íbamos a algún sitio, nunca eran menos de veinte minutos, por carretera, no por vías urbanas congestionadas.  Eso sí, el paisaje es bellísimo, por un lado se puede ver el mar y del otro las montañas y siempre está soleado, pues hay una sequía que ya lleva años en esa área, así que no era tan aburrido como ir por autopista.IMG_3243

No hicimos mucho turismo, porque no era el motivo principal de ese viaje, pero sí nos tomamos un par de días para ir de paseo.  Visitamos el centro histórico de San Diego, conocido como Old Town, muy lindo y pintoresco, con un carácter colonial español, como era de esperarse.  La bahía de San Diego posee un puerto muy activo, una base naval y es hogar del Museo Marítimo de San Diego, donde hay muestras de muchos tipos de buques, de distintas épocas.IMG_3382

El paseo peatonal de la bahía y su correspondiente parque posee un conjunto escultural muy interesante, donde aparece una representación gigantesca de El Beso, conocida fotografía del fin de la II Guerra Mundial y también una estatua de Bob Hope y su inseparable micrófono, frente a un grupo con soldados y ciudadanos diversos.

También tomamos un tour a la isla Coronado, antiguo sitio de veraneo de ricos y famosos, con acceso por vía de un puente, bastante largo y alto, desde el cual se puede divisar toda la bahía, la base, buena parte de la ciudad y la isla.  Coronado es una comunidad de playa y un sitio turístico, a la vez, por lo que está lleno de hermosos hoteles, grandes y lujosos, al igual que las residencias y, por supuesto, amplias playas.

El otro sitio visitado fue el parque Balboa, un pulmón verde en la ciudad que, además de vegetación, jardines y senderos, incluye teatros, museos, restaurantes y el famoso Zoológico de San Diego.  Sólo este lugar amerita un día completo, pues es enorme y lleno de actividades para toda la familia.

IMG_3539

Me gustó mucho el área urbana de San Diego, su centro histórico y su vida marítima.  Es un lugar que, a pesar de ser uno de los puertos más activos del país, es muy tranquilo y relajado, en franca comunión con la naturaleza.  Tal vez por la prolongada sequía, los habitantes del área son muy cuidadosos con los recursos naturales y es muy común ver jardines y arbustos muy bien cuidados en casas, edificaciones diversas y a los largo de la carretera, creando un conjunto visual muy interesante y refrescante.

Al finalizar nuestra visita a San Diego, tomamos el auto y nos dirigimos a Las Vegas, pero de eso les hablo en la próxima.

Submit a comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s